Todo comenzó en noviembre de 2016, cuando el inmueble ya había sido cerrado para su remodelación y también por el incremento de vendedores ambulantes que ofrecían boletos a mitad de precio. En ese entonces, la cadena dueña del cine, indicó que se estaba resolviendo ese tema y que pronto lo reabrirían. Meses después se cumplió la promesa, pero ayer, la cadena Cinemex anunció el cierre definitivo del complejo, y en su comunicado indicó que no habrá reapertura. ¿La explicación? Que se decidió cambiar el uso de suelo.

Finalmente y como a muchos otros complejos de la ciudad, el Palacio Chino con 77 años en funcionamiento, cerró sus puertas. La centralización, la piratería, el fuerte aumento de los sitios para ver películas por Internet o el costo elevado en la venta de boletos en taquilla, ha hecho que cines tan clásicos como el Ópera, el Orfeón, Latino y el Bella Época o el Continental, hayan quedado en el recuerdo.

Primero fueron los grandes monopolios que acapararon la cartelera y quienes trajeron los estrenos internacionales a pocas semanas de exhibirse en Estados Unidos, finalmente ya no teníamos que esperar meses para ver esa película de la que todo el mundo hablaba. Después, estas cadenas trajeron a los actores e incluso se organizaban premieres, sí, el éxito estaba asegurado. Pero la piratería llegó y esto provocó el aumento en las entradas de taquilla. La Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma señaló que en 2015 se perdieron cerca de 2 mil millones de pesos por la piratería y 98 millones por descargar ilegales. Entonces, la era digital llegó al cine. Ya no se necesita ir a una sala para ver la película favorita, ¿pero los estrenos? Bueno, no estamos tan lejos de ver ese fenómeno. Una muestra de ello es Netflix, quien ya produce cintas que incluso compiten en los mejores festivales de cine internacional y que se estrenan en su plataforma días después de haberse mostrado en ellos.

El Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) lo ha dicho en varias ocasiones, “(…) las plataformas digitales han propiciado la democratización del consumo, el diálogo directo con el público y una distribución más pareja…”, pero aún así, el cine debe verse en el cine, esa experiencia creada por los hermanos Lumiere, no se logra frente a una pantalla en casa. Y aunque estamos a favor de la innovación, el tema es otro, es la preservación de la historia. Rescatar y conservar, tal y como en el cine, pero todavía más importante es fomentar la asistencia a las salas, esa es nuestra tarea, decir NO a la piratería, porque sino, no habrá películas, ni actores, ni guionistas, ni directores y mucho menos salas de cine, no habrá más películas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s