A raíz de Bright, la próxima película de Will Smith que se estrenará en Netflix (y por la cual la compañía desembolsó un presupuesto de 90 millones de dólares), el público seguidor de estrenos comenzó a criticar al actor en redes sociales, con comentarios como: “los actores que pierden rentabilidad en Hollywood se pasan a Netflix, como lo hizo Adam Sandler”. ¿Hay algo de cierto en eso? No, Netflix es una plataforma que mejora su distribución y presupuestos de manera exponencial y Will Smith decidió nadar también en esas aguas. Netflix no es un cementerio de elefantes, es una zona de experimentación comercial y desde donde muchos actores cimientan su carrera (como en el caso de Paul Rudd con The Fundamentals of Caring).

Bright (2017) es un film dirigido por David Ayer y es un thriller con elementos fantásticos. Will Smith no es la única estrella importante de la película ya que lo acompañará la actriz Noomi Rapace. Por otro lado, The Fundamentals of Caring es una comedia dramática basada en la novela de 2012 llamada The Revised Fundamentals of Caregiving. Si bien el film se estrenó en Sundance en enero del año pasado, fue a partir de su paso por Netflix cuando empezó a tener repercusión y seguidores.

Netflix es otro espacio donde desarrollar la industria del cine (con otro target de audiencia) que también puede ser proyectada en salas de cine, en algunos casos específicos, como en Beasts of No Nation (que en sus primeros 15 días de streaming tuvo un público de 3 millones) y que a partir de su proyección en cine también fue considerada para varios premios (excepto los Oscars, en otro gran error de la Academia). Beast of No Nation es un drama de guerra acerca de cómo un niño se convierte en soldado a su edad. La película fue filmada en Ghana y cuenta con Idris Elba como principal actor. Basada en la novela homónima de 2015, pasó por Festivales como el de Venecia (donde ganó un premio) y Toronto. Con su estreno global a través de Netflix, el dirtector Cary Fukunaga finalmente dio difusión a la película que tardó años en generar y que tuvo un presupuesto de sólo 6 millones de dólares. Netflix pagó 12 millones por los derechos de distribución global. La película se estrenó en cines a través de Bleecker Street distribution y en Netflix en octubre de 2015. La simultaneidad del estreno de cines y online (que va en contra del acuerdo de 90 días de espera entre las principales cadenas de distribución de cine), llevó a un boicot que condenó a Beasts of No Nation a tener poco público en los cines debido a su estreno limitado.

Un caso particular es el de Crouching Tiger, Hidden Dragon: Sword of Destiny (2016). Aquí tenemos una película que luego de muchos años de ser pospuesta, finalmente fue Netflix quien llegó a un acuerdo con Harvey Weinstein. El film de artes marciales y magia fue dirigido por Yuen Woo Ping, con un guión de John Fusco, basado en la novela Iron Knight de la saga. Esta secuela de Crouching Tiger, Hidden Dragon (2000), con las principales actuaciones de Donnie Yen, Michelle Yeoh y Jason Scott Lee, se estrenó en Hong Kong el 18 de febrero de 2016 y con un estreno mundial a través de Netflix el 26 de febrero. El filme que fue filmado en inglés y doblado al mandarín (al revés de cómo se hizo en el film anterior), no podría haberse llevado a cabo sin la intervención de los capitales de Netflix, que sabían que iban a superar el dinero invertido solamente con el estreno en Hong Kong y China: solamente en el primer fin de semana en China, la película recaudó 21 millones de dólares.

Como bien se demostró con White Helmets, el corto documental producido por Netflix que ganó un Oscar en 2017, los films que pasan por esta plataforma no quedan excluidos de ganar premios. Cascos Blancos es un corto documental acerca de las actividades diarias de un grupo de voluntarios de rescate de la Defensa Civil de Siria, también llamados los Cascos Blancos.

Si consideramos que Netflix invirtió 90 millones de dólares en Bright (pero sólo 45 millones fueron para los gastos de la película), la compañía planea darle el restante a publicidad y seguros de inversión para cubrirse las espaldas. Aunque nunca sabremos si la película es un fracaso en la plataforma, dado que Netflix no siempre revela sus cifras. El estreno va a ser limitado en cine porque la compañía apuesta a la lealtad de sus clientes que cada vez más se orientan hacia esta plataforma para ver cine (por costos, comodidad, avance de la tecnología, etc). Netflix apuesta mediante Bright a sumar más suscriptores a su servicio a partir de diciembre de este año y además se rumorea que ya pagó 100 millones por pasar el próximo filme de Martin Scorsese: The Irishman, con Robert DeNiro. Prepárense a que Netflix crezca cada vez más.

Anuncios

1 Comentario »

  1. Ultimamente la carrera de Will Smith no ha despegado. Esta película no parece ser diferente de otras que ha hecho, parece un buen proyecto. ya quiero verla!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s